Principios

Promoción de una actitud responsable y autónoma: El estudiante es el centro del proceso, está involucrado en forma activa, se le motiva para que reflexione en sus progresos, debilidades y sea gestor de su propio direccionamiento.

Fomento de una conciencia de solidaridad internacional y de respeto por la identidad cultural de los grupos étnicos: A través de su formación los estudiantes conocen aspectos de la vida y la cultura de otros países y son motivados a comparar estas formas de vida con las propias.  Discutiendo similitudes y diferencias, desarrollan una conciencia y sensibilidad hacia otras culturas y costumbres.

Crecimiento de la autoestima mediante esfuerzos que otorgan éxitos y fracasos en el aprendizaje. El desarrollo de los programas propenderá por el desarrollo de competencias en las cuales el estudiante se apoye para lograr una significación a la vida propia, a la vida en familia y a la vida con sus congéneres.

Formación de una conciencia educativa para el trabajo mediante la responsabilidad individual y la participación en el campo laboral. Durante el proceso de formación se destacarán las competencias laborales a través de las cuales el estudiante asuma roles de liderazgo.